El proyecto europeo SustainHuts avanza en el refugio de Bachimaña con la instalación de un equipo para almacenar energía en forma de hidrógeno

Esta iniciativa, liderada por la Fundación Hidrógeno Aragón, busca reducir 10 toneladas al año de emisiones de CO2 por refugio en nueve centros de montaña.

El proyecto europeo LIFE SustainHuts que lidera la Fundación para el Desarrollo de las Nuevas Tecnologías del Hidrógeno en Aragón, destinado a conseguir refugios europeos de alta montaña más sostenibles, continúa avanzando en su objetivo de rebajar las emisiones contaminantes de once emplazamientos montañeros en España, Italia, Francia y Eslovenia: a su finalización, en junio de 2021, se estima que la reducción conseguida hasta la fecha se eleve a cerca de 70 toneladas totales de CO2, equivalente al CO2 absorbido por, aproximadamente, 16.500 árboles.

Los últimos progresos se han logrado en el refugio de Bachimaña, situado a 2.200 metros de altitud. Con un pequeño retraso debido a la pandemia, el pasado mes de septiembre se subieron los equipos necesarios para almacenar en forma de hidrógeno la energía eléctrica renovable excedente del salto hidráulico, de forma que se utilice cuando no haya suficiente agua en el ibón. La electricidad generada a partir de hidrógeno se empleará para recargar baterías existentes en el refugio eliminando la necesidad de utilizar generadores diésel. Durante las próximas semanas se realizarán distintas pruebas y la demostración completa de su funcionamiento se llevará a cabo en primavera del año que viene, cuando el hidrógeno reemplace la utilización de los generadores diésel.

Así, se han instalado un electrolizador que produce hidrógeno, un depósito de almacenamiento y una pila de combustible para generar electricidad con el hidrógeno almacenado, equipos innovadores cada uno en su área. El electrolizador puede producir hidrógeno a 50 bares de presión, lo que simplifica la instalación al prescindir de compresor, mientras que el almacenamiento se realiza en botellas de fibra de carbono, lo que ha permitido su transporte en helicóptero gracias a su ligereza de peso, además de presentar una configuración específica para el refugio. Por su parte, la pila de combustible cuenta con un desarrollo innovador que permite adaptar su funcionamiento a las condiciones de altitud del refugio, donde la concentración de oxígeno en aire es menor que a bajas altitudes. El almacenamiento se sitúa en el exterior del refugio, mientras que el resto de equipo va colocado en la planta baja del refugio. Todo el conjunto dispone de sistemas de seguridad integrados que garantizan su funcionamiento y que activan sistemas de protección en caso de detectar cualquier anomalía en su funcionamiento.

Los refugios involucrados en el proyecto son seis españoles (Lizara, Bachimaña, Estós, Montfalcó, Góriz y Cap de Llauset), un italiano (Torino), dos eslovenos (Pogacnikov y Valentina Stanica) y dos franceses (Dent Parracheé y Des Evettes). Tras la monitorización y medición del consumo de energía y de sus necesidades y la propuesta de soluciones preliminares, desde que la primera tecnología fue instalada, en octubre de 2017, entre todas las actuaciones se han evitado unas emisiones de 69,99 toneladas de CO2 en total. Algunas de las  tecnologías que ya se encuentran implantadas son: paneles fotovoltaicos, una termochimenea con una eficiencia superior a las convencionales y un nuevo inversor para optimizar el control del funcionamiento de los grupos electrógenos en Lizara; un inversor para almacenar en baterías los excedente de generación eléctricos de la turbina hidráulica en Estós; una estufa de pellets en el refugio de Cap de Llauset; y, en el caso del refugio de Torino, una novedosa planta de recuperación y tratamiento de aguas, además de una instalación fotovoltaica. Cabe destacar, asimismo, que, gracias a las tecnologías instaladas, el consumo de diésel en el refugio esloveno de Pogacnikov se redujo un 100% en el año 2019.

El proyecto SustainHuts está financiado por la Unión Europea bajo el programa LIFE y tiene un presupuesto de 1,86 millones de euros, de los cuales la Unión Europea aporta el 60%. El consorcio del proyecto está formado por la Fundación para el Desarrollo de Nuevas Tecnologías del Hidrógeno en Aragón (entidad coordinadora); la Federación Aragonesa de Montañismo (España); el Club Alpino Italiano, sección Turín (Italia); el Environmental Park (Italia); la Asociación de Montaña de Eslovenia; el Centro de Tecnologías del Hidrógeno de Eslovenia; la Universidad de Liubliana (Eslovenia) y la Federación Francesa de Clubes Alpinos y de Montaña (Francia), que se incorporó recientemente tras la salida de la Universidad de Transilvania de Brașov (Rumania).

 

 

Publicado en Notas de prensa, Noticias y etiquetado , , , .